DIARIO IMPACTO OESTE
Una manera distinta de informar
General Rodríguez


DIARIO IMPACTO OESTE - INFO@IMPACTOOESTE.NET CEL. 011 15 3289 4130 RESPONSABLE EDITOR MIGUEL A. TAGLIAMONTE

ESCUCHÁ *RESUMIENDO* DE LUNES A VIERNES A LAS 13 HS POR FM EL VECINAL 104.9 MHZ·        -      ESCUCHÁ "RESUMIENDO" DE LUNES A VIERNES A LAs 13 HS POR FM EL VECINAL 104.9 MHZ·
Publicá en
Diario Impacto Oeste
info@impactooeste.net
Ce. 011 15 3289 4130
Para publicar en www.impactooeste.com comunicate al 011 15 3289 4130
mail: info@impactooeste.net - publicidad@impactooeste.net
General Rodríguez - Provincia de Buenos Aires
Dos condenados a perpetua por el crimen de Hernán Bernal

Dos hombres fueron condenados a prisión perpetua por el crimen de Hernán Bernal, quien era director de una escuela secundaria de la localidad bonaerense de General Rodríguez y fue asesinado en 2009 durante un robo en su casa.




El veredicto fue dictado por el Tribunal Oral en lo Criminal 4 de Mercedes en el juicio que se realizó a Roberto Melgarejo (23) y Luciano Nicolás Benjamín Menéndez (25).

Ambos fueron hallados responsables de "homicidio triplemente calificado por criminis causa (tratar de lograr la impunidad en otro delito, en este caso el robo), premeditación (planificado) y alevosía (estado de indefensión de la víctima)".

"Estoy muy conforme con la prisión perpetua que les dieron pese a que yo había pedido reclusión, porque van a tener treinta y cinco años de cumplimiento efectivo en la cárcel", sostuvo Ana Motino, la abogada, que elogió la tarea del tribunal, presidido por el juez Fabián Brahim y del fiscal de intrucción de Luján Pablo Vieyro.

El TOC 4 aplicó la misma figura que habían solicitado en sus alegatos tanto Mottino como la fiscal del juicio, Valeria Chapuis, en tanto descartó el argumento de los abogados defensores, que habían solicitado la absolución.

Con esta sentencia, son tres los condenados a perpetua por el crimen de Hernán Bernal, ya que en un anterior debate oral había recibido la pena máxima Marcelo Ezequiel Soria (25).

Bernal fue asesinado a golpes y de un balazo en la espalda el 5 de junio de 2009 en el interior de su vivienda, ubicada en Espora 623, en nuestra localida, General Rodríguez.

Según se pudo reconstruir en los dos juicios, el director mantenía relaciones sexuales con Soria y poco antes del asesinato, el joven comenzó a enviarle mensajes de texto al celular para convencerlo de ir a su casa.

La hipótesis más firme que surgió en el debate es que Soria creía que, como era el día 5 del mes, Bernal había cobrado los dos sueldos que percibía, uno como director y otro como regente, lo cual rondaba los 8.000 pesos en esa época.

Entonces, con el fin de robar ese dinero, que no estaba en la casa porque el director todavía no había cobrado, se dirigió a la vivienda junto con Melgarejo y Menéndez alrededor de la medianoche.

Los tres derribaron la puerta mientras la víctima ya estaba en la cama y cuando ingresaron el director intentó defenderse, ya que tras el crimen se encontró un jarrón roto con su propia sangre.

En medio del forcejeo, el director recibió una fuerte golpiza y luego un balazo que le ingresó por la espalda y le salió por el abdomen.

Los delincuentes escaparon de la casa sin robar y Bernal intentó ir hasta su habitación agonizando para llamar a la Policía, pero no lo logró.

Los vecinos advirtieron que algo sucedía y llamaron a la Policía, por lo que momentos después una ambulancia de los Bomberos Voluntarios trasladó a Bernal al hospital local, donde fue operado de urgencia, pero a las 10 murió a raíz de las lesiones sufridas.

Tras analizar el teléfono celular del asesinado, los investigadores encontraron mensajes de texto de un hombre que luego se determinó que era Soria y que decía: "Voy para allá".

Después de tareas de inteligencia, se detuvo a este sospechoso y se le secuestraron dos chips de celulares.

Al analizarse los mensajes de texto, se descubrió que dos días antes del crimen había enviado uno a Melgarejo que decía "Lo agarré al gatito" y cuando el otro le preguntaba a quién se refería, el contestó: "El de Malvinas", en alusión al barrio donde vivía el director.